Mochilas escolares y dolor de espalda

Hoy vamos a tratar un tema que es seguro que va a ser muy importante para todos los padres que tengan hijos en edad escolar. En nuestro Centro estamos percibiendo un aumento de la consulta de niños lesionados de la espalda, generalmente por sobrecarga con la mochila escolar. El dolor de espalda en los niños y niñas es cada vez más frecuentes. En período escolar cuando cargan con mucho peso en sus hombros lo hacen de una manera poco apropiada, por eso hay que cuidar la espalda de los niños en edad escolar.

Según los estudios un 25% de los niños menores de 10 años ha sufrido alguna vez dolor de espalda debido a sus mochilas, por eso es tan importante elegir una mochila que permita equilibrar la carga y evitar el movimiento de los objetos cargados así como de la misma mochila cuando se la lleva caminando.

Enseñar y hacer responsables a los escolares de cómo llevar la mochila escolar correctamente para prevenir el dolor de espalada es una medida eficaz y saludable de gran importancia. A partir de los 10 años aumenta el riesgo de que los niños sufran dolor de espalda, y padecerlo de niño aumenta el riesgo de sufrirlo de manera crónica de adultos, es decir, las dolencias de espalda condiciona el desarrollo del niño y su vida posterior.

Aplicar todas las medidas preventivas es importante antes de los 10 años que es cuando aumenta el riesgo de que los niños sufran dolor de espalda. A los 15 años, más del 50% de los niños y casi el 70% de las niñas han tenido dolor de espalda. Padecerlo a esas edades aumenta el riesgo de sufrirlo de manera crónica y padecer limitaciones de adulto.

La actividad física y el ejercicio son indispensables para que la columna vertebral adquiera su forma definitiva y tienen un efecto positivo para la prevención y tratamiento del dolor de espalda. El sedentarismo dificulta el desarrollo óseo normal de la columna vertebral, conlleva la pérdida de fuerza y resistencia muscular y hace que la espalda sea más vulnerable al exceso de carga.


Las mochilas son un aspecto importante pero no el único, los estudios realizados demuestran que a igualdad de peso de la mochila cuanto mejor sea el estado muscular del niño menos impacto tendrá el peso. La actividad física en si misma tiene un efecto protector no solo por el desarrollo de la musculatura, sino por el simple hecho de que una persona se mueva hace que el riego sanguíneo al musculo también mejore. Cuanto más ejercicio se haga mejor.

¿Cómo prevenir el dolor de espalda en la infancia?

Sobre la elección y el uso correcto de la mochila se recomienda:

  • Escoger una mochila con hombreras anchas y ajustables
  • Que la mochila no exceda en anchura de la zona dorsal alta, donde ira apoyada.
  • Debe ir provista de un ajuste anterior con bandas sobre el abdomen
  • Hay que colgar la mochila de los dos tirantes y apoyada en la zona dorsal
  • Nunca apoyar la mochila en la zona lumbar baja
  • Tratar de colocar las cosas más pesadas en la zona que vaya a estar en contacto con la espalda
  • Cada compartimento de la mochila es adecuado para objetos determinados según su peso y tamaño
  • Si la mochila incluye cintas de velcro utilizarlas para sujetar bien el contenido y evitar que se mueva
  • El peso de la mochila cargada debe pesar menos del 10% del peso corporal del niño y nunca sobrepasar del 15%.

¿Qué es mejor mochilas a la espalda o mochilas con ruedas?

Obviamente lo ideal es que si el peso tiene que llevarse no llevarlo encima, por tanto una mochilas con ruedas es una buena alternativa y si hay que llevarla a la espalda que pese lo menos posible. Una mochila con ruedas hace que la carga sea menor y para llevarla no hace falta doblar la espalda, simplemente hay que llevarla bien, teniendo un asa extensible se puede adaptar a la altura del niño. Si se usan mochilas de tirantes a la espalda lo mejor es llevarla sujeta al cuerpo, lo mas pegada posible al cuerpo sujeta con un cinturón de manera que no se bambolee, y lo mejor para los niños a diferencia de los adultos es situarla relativamente baja, en la zona lumbar o entre las caderas. En un adulto estudios biomecánicos reflejan que lo ideal es que el peso de la mochila esté relativamente alto, es decir, en la columna dorsal. Sin embargo la columna de un niño es distinta y estudios biomecánicos sugieren que es mejor que el peso esté más abajo, es decir, en la zona lumbar lo más pegado al cuerpo, en el eje del cuerpo. Nunca llevar la mochila colgada de un único hombro de lado, llevar la mochila sobre un solo hombro causa dolor de espalda.

Luis Miguel Lara.
Osteópata.
Centro Técnicas Manuales, Naturales y Quiromasaje.
Avda. Reina Mercedes 63, local
41012 Sevilla.
954614543 / 610446363